lunes, 18 de enero de 2010

Piraña presidente...

Era la cronica de una muerte anunciada. Al final, la pesadilla termino por cumplirse. Los que ya sabíamos de antemano cual iba a ser el resultado de la elección, no rabiamos tanto con el triunfo presidencial de Piraña. En todo caso igual me bajonié mucho. En realidad, como ya sabía que iba a ganar ese hijo de puta, lo que más me molestaría según yo seria la algarabía cuica tomándose las calles de mi ciudad. Y así fue no más. Al momento de saberse los cómputos, un ruido espantoso de bocinas se apoderó del ambiente. En la casa de atrás se olía un fuerte olor a parrillada que era amenizada por música de cumbia villera. Viejas teñidas y de mal hablar marchaban por la avenida Cesar Ercilla, al lado de mi pasaje y del alto Osorno bajaban camionetas cuatro por cuatro llenas de banderas. Hace tiempo que no me sentía tan incómodo al caminar por mi población, y eso que salí solo a comprar pan. Nadie en mi casa era partidario de Frei, pero mis padres votaron por el para que no saliera Piñera. Por eso mi madre lloraba y mi padre de manera triste, cambiaba de canal a cada rato.

No quise ver las declaraciones triunfadoras de Piñera por la tele. No lo habría soportado. Solo vi los festejos en el clasista comando, en donde reconocí a huevones tan fracasados y oportunistas como el Dandy chileno saltando de emoción y alegría con unas florcitas alrededor del cuello que lo hacían ver muy fleto. También estaba Viñuela, Cruz Coke y varios famosos más de doble faz. Una chica vecina salio a alegar con unos piñeristas que hacían ruido en la esquina del pasaje. Me invitó a acompañarla, pero yo no tenia ánimo. Estaba triste. Además, lo encontré ridículo, ya que ninguna discusión callejera iba a cambiar la situación. En vez de salir a participar del concurso de chuchadas, me encerré en mi pieza, prendí el órgano y comencé a tocar cualquier guea, la cosa era presionar las teclas. Luego me di cuenta de que la melodía que estaba tocando tenia relación con esa canción que dice “desde el hondo crisol de la patria… se levanta el clamor popular… ya se anuncia la nueva alborada… todo chile comienza a cantaaar…”. Plop.

Al rato fui a internet. Al revisar tanto mi correo como mi Facebook, descubrí que estaban repletos de nuevos mensajes de gente que ni conocía, pero que al parecer me odiaba mucho. Cada mensaje era un mar de chuchadas y burlas hacia mi persona e ideología política, tratándome de rojo, de que ahora si que me quedé calladito y que no siga hablando guevadas porque ahora chile era de “ellos” y cosas por el estilo. Otros, con intención burlesca, me invitaban a hacerme fan de Piñera o de unirme a grupos de toques bien fascistas. No me hice mala sangre y a la mayoría no les contesté. Es más: a los que me hueviaron por Facebook les envíe solicitud de amistad. Ama a tus enemigos, dice el señor Jesús.

Toda esta frenética celebración derechista me hace pensar que estuvieron con la hiel a punto de reventar durante más de 20 años. Tiempo suficiente como para acumular un buen grado de temible revanchismo social y político, además de adoptar el síndrome de Nelson, con el que nos harán un inmenso “Haaaa haaaa” a partir del día en que Piraña asuma el poder. Yo por mi parte, debuto políticamente como simpatizante de la oposición al gobierno. Me tomo en serio esta responsabilidad. Pero por ahora deberíamos dejar a los gorilas y demás especies salvajes que canten su hakuna matata con la libertad que quieran y que el sistema democrático les ofrece. Son los ganadores: festejen. Están en todo su derecho. Llevaron su plan a la perfección, engañando a la gente pobre con promesas ilusas. Los felicito. Buenos estrategas. Clap… clap… clap. Nosotros, los picados, entramos en acción desde el día 11 de marzo en adelante, para demostrarles a todos la incompetencia de la derecha para gobernar.

Empieza una nueva época en la vida política de chile, una difícil nueva época. Cambios drásticos suponen acciones drásticas. Se viene la jauría conservadora a presionar reset a nuestra memoria colectiva, a inventar sus descubrimientos paleontológicos e históricos para botar el antiguo libro de historia y reemplazarlo por uno inspirado en alguna serie del canal Disney Channel, en donde todo es genial, sin problemas, sin preocupaciones. Música de supermercado será el sonido de fondo. Clases de moral y castidad con Carlos Larrain, canonización del general Bernales y gobernadores e intendentes de oscuro y borroso pasado. Supongo que para la capital se guardarán los funcionarios públicos que parezcan mas democráticos, pero para el resto del país van a tirar a cualquier nazi.

Se viene el proyecto cultural de Piñera: los reaggetons boys ganaran el FONDART y le harán miles de estatuas a Pinochet.. Para que haya más pacos en las calles, las escuelas de carabineros van a ahorrar en educación y van a aceptar a cualquier chipamogli de dudosa reputación entre sus filas. El cobre dejará de ser definitivamente de los chilenos e internacionalmente vamos a tener problemas con todos, si ponen a algún UDI en relaciones exteriores. Teniendo en cuenta la manía de Piñera por no querer quedar mal con nadie, no me imagino como serán sus intervenciones en las cumbres. Lo mas probable es que sin brillo. ¿Que pasará el día en que se tope con Zapatero? ¿Le cobrará a piraña derechos de autor por el copy-paste a sus discursos?

La concertación se va a dividir. Los viejos no van a asumir su culpa y no van a querer entregar el poder. Sobre todo el maricón de Escalona. Yo opino que va a ser necesario un alzamiento contra la dirigencia del partido socialista. No pueden seguir así de burgueses. La imagen de la DC va a quedar como chaleco de mono, por poco confiables y meo va a seguir intentando ser el obama chileno. Ya creó un partido político, del cual automáticamente y casi como por ley de principios, el mismo se auto declaró presidente. Conmigo no vas a contar. Next.

Todo esto posiblemente ocurra si la izquierda no despierta. Hay que estar con los ojos abiertos, molestar, hinchar para que no nos pasen a llevar, dejar la cagada si es necesario. Escuchar a los jóvenes, echar a los más viejos y no olvidar que Piñera no es el presidente de todos los chilenos. Aparte, ese 50% de votos a favor de la derecha tiene como protagonista al lumpen social. Esa lacra de gente hipócrita que espera a que todo se lo den en bandeja sin que ellos hagan nada. No me va a dar pena ver como se desilusionan de su presidente, cuando no puedan tener sus autos ni vivir en sus casas piloto como imaginaban, y no voy a interceder por ellos. A estas personas hay que identificarlas, para saber quien es quien. De mi población ya tengo a varios, incluido el vecino de la parrillada, que a todo esto, esta cesante después de que le chupó las medias a su jefe por casi 10 años.

Hoy, un día después de las elecciones, siguen los desfiles, los bocinazos, los comentarios triunfalistas y las banderas. En la mañana fui a la feria y había una viejita conocida de mi mamá, que vende papas y que voto por la Bachelet porque era mujer pero que después de los cuatro años la destroza a garabatos, a pesar de que esta metida en mil programas de emprendimiento del gobierno, sacando plata. Reía y gritaba a los cuatro vientos por Piñera, su presidente electo, con excitación como si fuese cantante de reaggeaton en vez de político. Les hago una apuesta: estoy seguro que en cuatro años mas, voy a volver a ver a esa vieja aun pobre, vendiendo papas y tirándole mierda al gobierno, mientras llena un formulario del programa puente.

Si hay gente muy hueona en este país.

1 comentario:

Checho J. Fry dijo...

Te dije unete al lado oscuro de la fuerza
jajajajjajaja
ahora me rapo al cero
Saludos