viernes, 8 de junio de 2012

Cementerio Alemán


Camino de noche por la ciudad de Osorno. Mi recorrido casi siempre incluye la calle Los Carrera, llegando al terminal de buses. Por ahí se encuentra el Cementerio Alemán, y las cruces de sus mausoleos se hacen ver y destacan entre las sombras de la oscuridad. Es extraño que a un tipo tan asustadizo como yo, que cree en la resurrección de los zombies, no le de miedo pasar por ahí. Simplemente, no me asusta.

Será que encuentro lejana la probabilidad de que alguno de esos cuicos cadaveres se rebaje a salir de su tumba solo para asustar a un roteque ordinario como yo, o que no me puedo imaginar a alguno de esos descendientes de alemanes morir de la manera que muere un simple plebeyo: en la asistencia pública, velado en una casa de clase media baja, puesto en un ataud incómodo y barato y enterrado en un nicho todo apretado. 

No soy capaz de imaginar dolor y pena en sus rituales mortuorios. Miro hacia los adentros del cementerio alemán, y lo que veo es solo un póstumo ressort, envidia de cualquier fantasma socialmente resentido.

2 comentarios:

rafiz_glam dijo...

asustate si te van a tirar las patitas jkwajkawjkaw

Valeria Amanda dijo...

porsiacaso, llegue a este blog porque te sigo en twitter :), interesante tu travesía en el cementerio, a mí no me pasa eso ya que el cementerio de la linda ciudad de Angol esta lejos de la ciudad. Cuídate, y espero volver a leer algo divertido en tu blog :)