jueves, 1 de octubre de 2009

Huuuugy!!!

Como dije hace unos post atrás, el tema de la tolerancia sexual es bastante tirado de las mechas. porque aunque actualmente son ya bastante pocos en el mundo los que se declaran abiertamente como homo fóbicos, la mayoría de esa mayoría que dice ser tolerante y abierto de mente en el fondo piensa de otra manera. En otras palabras, mienten, para que después no le tiren la carrocería encima.

Pero esos son los más cara de raja. Existen los otros, que a pesar de tener bien en claro la posición frente a la homosexualidad, y gritar a los cuatro vientos el estar deacuerdo con que la gente sea feliz como sea que vivan, su subconsciente, ese maldito otro yo que hay dentro de todos, lo traiciona y lo hace actuar como un asqueroso homo fóbico conchadesumadre. En ese grupo me incluyo yo, hoy me acuso públicamente. Pero es sin querer, o sea... yo me esfuerzo, trato de ser como quiero ser, una persona tolerante, el problema es que me gusta hueviar a la gente... y se que si pasa un gay por la calle, con su delicado caminar, se me va a hacer irresistible decirle ¡uuuuuuyyyy!

Es el subconsciente... el es el culpable. Es como la parte de nosotros que se domina sola, que piensa distinto al yo conciente, que muchas veces se apodera del cuerpo de este y es poseedor de una gran y peligrosa inteligencia. Es un tipo en el cual no es posible confiar. Imagínense... el ser humano ocupa solo un 10% de la capacidad de su cerebro y mente, eso quiere decir que el otro 90% esta desocupado, o quizás... por que no... Siendo utilizado por nuestro otro yo... Adolf Hitler quería ser artista, pero termino siendo un dictador genocida después de dominar toda Alemania con una retórica increíble. Un tipo tan burro como el no podría haber hecho todo eso solo.

Ya... me dejo de filosofar y crear teorías huevonas. ¿A que quiero llegar con todo esto? con una situación que tiene hartas aristas. Lo que pasa es que ayer me puse a recordar a mis ex compañeros y amigos de liceo. recordé a Yuyin el de los monos japoneses, un amigo que siempre le pasaba alguna guea fea, a Sierpe, que era como un tanque belico de metro y medio, a Arcos, que hablo solo después de meses de juntarse con nosotros, y a Hugo, un cabro con quien nos juntábamos al principio. Era flacucho, negro y narigón. Parecía condorito. Usaba unos pantalones apretados, y con los zapatos parecía que tenía patas de rana. Era bueno para fumar se comía la pasta de dientes y era un debilucho, le iba mal en educación física. Nos hicimos amigos de Hugo en primer año, cuando tuvimos que hacer un trabajo en grupo. Tenia comportamientos muy depravados, como el meterse su estuche entero en la boca o quedarte mirando como con ganas de comerte. Habría sido realmente incomodo de no ser porque un día nos empezó a contar la increíble historia de su vida. el nos dijo que en realidad no era chileno, que era argentino nacionalizado chileno, que su papa era dueño de un canal allá en argentina y ganaba mas de 10 millones al mes. Que había viajado por toda America y que cuando vivía en argentina se había hecho amigo de un pendejo que actuaba en la teleserie Cebollitas. Uno que en la novela se llamaba Gamuza.

Quedamos con la boca abierta y lo elevamos a la condición de dios cuando nos contó que había pololeado con la hija de Maradona, que la Natalia Oreiro le había dado clases de actuación y que incluso actúo con ella en una novela. Una vez nos llevo a conocer su casa, en el Alto Osorno. Pero cuando le pedimos conocerla por dentro, sospechosamente dijo que no tenia la llave.

Le creíamos todo, como cuando contaba que Roberto Giordano lo había invitado a Francia, que su prima había sido miss argentina, que había ido a Panamá, que una vez se salvo de un terremoto y que se había agarrado a una mina después de drogarla. a pesar de nuestra inexplicable credulidad, yo me comencé a preguntar cosas: ¿por que, si tenia tanta plata, estaba estudiando en un liceo fiscal tan rasca como ese? ¿Por que no estaba en el Alemán o el Blas Pascal Scholl? la respuesta fue que quería probar como era estar estudiando entre pobres. Obviamente no le creí, y mis dudas fueron respondidas el día que al liceo llego un tipo todo sucio, con overol, como si estuviera saliendo de una mina de carbón. Lo venia a buscar. Cuando le preguntamos quien era, el nos dijo que "es el jardinero de la familia", así, delante de el. Después supe que el era su padre, un esforzado obrero (la media desconocida, loco), que no eran tan ricos como decía y que al contrario, eran muy pobres. Lo encare, tratándolo de farsante y maricon, por avergonzarse de su propio papa. El mío también es obrero y me enorgullezco de el. Me respondió totalmente desentendido, con roteos como "¡ándate, hijo de cuchufletera! (mi mama hace cuchuflies, son ricos, $100 c/u).

Así que ya no nos juntamos mas con el y lo dejamos solo. Me sentí demasiado idiota por haberle creído tanto, pero no tanto como mis demás amigos, que se lo tragaron todo. Tiempo después, como un año, supimos que era gay. Tengo que ser sincero... tanto yo como mis amigos quedamos como helados, a pesar de que ya lo sospechábamos desde un principio. Nos contaron que trabajaba de strip teas en un local de la zona roja de Osorno, y la delatora fue una ex amiga despechada, no se por que.

Entonces su nombre, Hugo, pronto se convirtió, y para el morbo y burla del curso, en Hugy. Todos lo molestaban, incluso yo. El tipo pasó a ser una especie de sombra dentro de la sala de clases, nadie lo pescaba, nadie le hablaba, pero su nombre, Hugy, se convirtió en un estereotipo, en una palabra más de ese infinito diccionario de modismos liceanos. Siempre que alguien hacia algún gesto medio homosexual o decía algo raro como "estoy pal pico", el resto le gritaba ¡huuuuugy! Que era como decir hueco, o fleto. Posteriormente esa palabra fue evolucionando, y acorde a la moda musical del momento, decíamos "fiesta fiesta, hugy hugy gay..." o "marica tuuu marica yoooo marica huuuugy..." un día hugy llego con nuevo corte de pelo. Era medio raro, parecía champiñón. Entonces su nombre evoluciono a "champihugy". También le decíamos fletugy, huecugy o maricugy. Yo, que estaba tan identificado con lo social y blablabla... debería haberlo defendido. Incluso una vez pensé en eso. Pero mi subconsciente me hizo actuar al revés. Me decía "este huevon te agarro pal hueveo todo un año, es falso, es clasista sin ser de clase y es racista sin ser ario... no lo pesques..." y eso hice, nunca mas lo pesque ni tampoco defendí. Es mas: seguí hueviandolo y mofándome de el.

Durante los restantes tres años lo tuvimos así, mientras el, salía del closet de a poco. Primero, en vez de mochila traía una cartera, después usaba cintillo, después se comenzó a juntar con dos chicas gordas que juntas parecían dos repollos, y finalmente, comenzó a mandarle recaditos a algunos compañeros (a mi no). a final de cuarto medio parecía todo un travesti, vestido con peto, jeans ajustados y collares. Lo reconozco... me dio vergüenza ajena. Hugy repitió de curso, no fue a la ceremonia de licenciatura y no supe mas de el. a lo mejor termino cuarto en algún liceo nocturno, o a lo mejor no pudo conseguir la píldora y quedo embarazado (ese fue mi subconsciente).

Pero creo que aunque se que lo debería haber defendido, también creo que el tipo fue una mierda con nosotros, nos hueviò, nos mintió y luego supimos que era un farsante y además se avergonzaba de sus padres, además de burlarse de los míos. En el fondo creo que se lo merecía, pero tampoco tanta humillación por parte de nosotros. ahí creo que actuó mi subconsciente. Porque sabiendo que hueviar a alguien por su condición sexual es malo, igual lo hacia, y al parecer con ganas, entonces creo que una parte de mi es homofobica, y eso me avergüenza, y prefiero reconocerlo para que no me traten de hipócrita.

Algún día pillare a hugy y le tendré que pedir disculpas.

1 comentario:

Checho J. Fry dijo...

Bueno , eso de los Gay es un clasico en mi colegio teniamos al USSSSS, pero lo apuñalaron en una pelea por prenderle la cabeza a un compañero con un AXE, aparte de ese teniamos al mina, pero el no era gay, pero tenia cara de mina de toples y era igual a la hija de la tia del negocio que todos daban por sentado que trabajaba en el barrio rojo, pero solo quedaban en tallas.
ahora cuando estuve en los milicos la cosa cambio, porque hai habia un niño muy amanerado y los neonazis lo tenian amenazado de muerte, por sus actitudes que desonrraban al uniforme, aunque debo admitir que mas que tenerle miedo a el (por dormir en la noche todos juntos) era miedo a los gay camuflados (jajajajaja, andabamos todos con camuflaje ajajajajaj)y paso una noche que caminaba por esos galpones haciendo guardia, cuando pille a dos compañeros desnudos abrazados en una cama (los alumbre con la literna y les pregunte, con voz muy facha) que estan haciendo ahi los hueones!!! a lo que respondieron "es que tenemos frio mi cabo", segui con mi ronda y de verdad despues escuhe millones de historias; las apariencias engaña, pero a pesar de todo , no creo que sea de gay o no gay la actitid de tu compañero , porque este muchacho que era amanerado en los milicos nunca nos falto el repeto ,ni nos mintio (huy tenia unas hermanas muy ricas), simpre regalaba cigarros, corria incluso mas rapido que los mas milicos, nazis facistas fundamentalistas etc,etc; jugaba bien a la pelota (aunque tenia unos amages muy zassss) y si habia que agarrase a combos con aulgun flaitoco nunca arrugaba y pegaba fuerte, tomaba igual que nostros y jamas se nos insinuo a niguno, creo que el tema de la homofobia nace del clamor popular de hacer mofa por todo.
bueno don wuaripolo, saludos y te sigo leyendo
Atte.
Checho J. Fry