viernes, 8 de octubre de 2010

Escrito con sangre...

Hoy, que se ha concedido el premio Nobel de la paz al disidente chino Liu Xiaobo, se me vinieron a la cabeza los cuadros horribles de una cárcel china, sus presos en condiciones paupérrimas y los miles de condenados a muerte que esperan su ejecución, cuantos de ellos solo por haberse atrevido a pensar distinto; esas aterradoras imágenes de fusilados, personas descuartizadas y canibalismo que vi alguna vez en el liceo y que aun no me puedo sacar de la mente. la imagen de Mao, tan apacible, tan agradable si desconoces todo lo que hay detrás de el, me causa el mismo desconcierto que debió haber sentido Andy Warhol cuando lo plasmó serigraficamente. Detalles de una época en historia de china en donde soportando toda esa barbarie dictatorial, hubieron personas que por sus heroicas y simbólicas acciones no son lamentablemente reconocidos.

En estos momentos estoy en Internet buscando material para un trabajo, acerca de la educación como proceso social, autoritarismo en las aulas y el rol de la sociedad. Entre toda la información que barajé, página a página, me fui a encontrar con la imagen antigua de una mujer china, que de una manera sublime me cautivó. ¿Quien era ella? investigué, traducí la pagina del chino al español, hasta que supe quien era.

y así descubrí a Lin Zhao. Poetisa oscura que vivió en la época de la revolución cultural. Es realmente desconocida en el mundo, su nombre puede sonar a cualquiera de los mil millones de chinos, y su cara, también. Por lo que supe, en la época en que Mao estaba en el poder, inicialmente fue una maoísta declarada, como cualquier joven con energía frente a cambios sociales, pero con el tiempo, y al ver todo el desastre humano que estaba provocando, cambió de opinión.

Lin Zhao fue como yo, como tu o como cualquiera: soñadora, con ganas de cambiar el mundo, critica y perspicaz. Iba a la universidad, escribía, daba su opinión, protestaba. Para la Campaña de las Cien Flores, se atrevió a criticar abiertamente a Mao, y por eso termino encarcelada, pasándola muy mal, torturada y humillada. Pero siguió escribiendo, papel que encontraba lo llenaba de palabras en contra de la revolución de Mao, del partido comunista y de sus carceleros. Se volvió una piedra en el zapato enorme para las autoridades, y se decidió quitarle la pluma y el tintero, para que no pueda seguir escribiendo propaganda antirrevolucionaria. Pero adivinen, Lin Zhao se rompió las venas, y ocupó su propia sangre como tinta. Así, escribió miles de poemas, de historias y consignas que hasta hace poco se mantenían ocultas. Al final su permanencia con vida pasó a ser un problema de estado, problema que fue solucionado físicamente el 29 de abril de 1968. Murió fusilada a los 36 años. Diez de ellos los paso en la cárcel.

Solo hoy supe de su existencia, quiero decir, que existió alguna vez e hizo algo, en el sentido más rotundo de la palabra "algo", y he pasado la tarde entera en buscar más información de ella. No pillo nada, ni siquiera un misero poema. Al parecer la mordaza histórica del gobierno chino actúo con eficiencia en su figura, para que sus compatriotas la ignoren o la desestimen. a nivel mundial, los esfuerzos de sus amigos en la universidad de Pekín para que su nombre sea conocido han sido en vano. Hubo un documental llamado "In Search Of Lin Zhao's Soul" que traducido del ingles, lleva por titulo En busca del alma de Lin Zhao. He tratado de encontrar esa película, pero nada. Ahora voy a ver si esta en el ares, luego en el emule. Tampoco hay nada respecto a sus escritos con sangre. Hoy empieza mi investigación para saber mas de la poeta martir Lin Zhao.

A pesar de todo esto, con el premio Nobel de Liu Xiaobo, se revindican las figuras de tantas Lin Zhaos, tantos intelectuales que murieron en la revolución cultural. Ser disidente chino hoy y ayer, es tener meter la cabeza en la boca de un lobo y no tener miedo. De verdad, quedé impresionado con lo poco que se de ella, de su valentía y su tozudez, de su amor por el arte y su odio a las acciones de odio.

Quiero saber más de ella, de lo que pensaba, lo que escribía, lo que sentía. Me es necesario rescatarla de la oscuridad, y redescubrirla, porque tanto material como metafóricamente, escribió su pensamiento con sangre. Y eso es muy, pero muy heavy.






2 comentarios:

Simona dijo...

no quiero ser un piñera ... ahora tengo que escribir

por desgracia .... revoluciones culturales faltan incluso aqui mismo.

rafiz_glam dijo...

primera vez que no te llevare la contra, tenes razon nene jajaja mil sin leerte volvi en gloria y majestad saludos¡