martes, 14 de julio de 2009

Las aventuras de un infiltrado


Una vez fui partícipe de un evento político facho, en la campaña municipal pasada. Ni yo aun me lo creo. Creo que con esto mi lista de participaciones freaks se alarga. Antes ya he cantado en japonés, actuado en una obra teatral para niños, bailado pascuense y tocado cumbia villera pa los cauros flaites de la Manuel. Esta vez fuimos con unos amigos casi obligados, porque el encargado de los contactos en el grupo acepto altiro la proposición. mi preocupación habría sido poca de no haber sido por el importante y no olvidable hecho de que tocábamos "música comunista". Así que reconozco que andaba con el culo a dos manos ante una sublevación del público.

-Ya, les voy a pedir algo: no toquen ni sol y lluvia, ni víctor jara, ni Inti Illimani, ni Illapu, ni Quilapayún, ni los jaivas ni nada que tenga color a rojo. No es nada personal con la musica hippie, pero pa que se van a exponer...- dijo el animador del evento. Curioso personaje: sombreo de huaso de quincha, lentes de sol, zapatillas Nike, una polera amarilla que decía "Piñera y barraza... el cambio y blablabla..." y una mirada muy despectiva. Con ese dialogo hacia nosotros, ya intuíamos que el ambiente no era muy grato, al tiempo que pensábamos en que wea tocar para que los imbéciles no se enojen. Nos vinieron a buscar una hora después de lo acordado. El dueño de la camioneta, que tenia cara de Frankenstein y una voz como la de droopy, agarro los instrumentos y los tiro como un saco de papas en la parte de atrás. Al llegar allá, vimos unos tres buses con gente bajándose, todas vestidas para la ocasión, con poleritas de la candidata y weas. Es increíble, pero la mitad de la gente que estaba allí era gente pobre. Aunque no tan increíble teniendo en cuenta las artimañas que ocupan los de derecha para comprar el voto de los de abajo... en fin, volvamos a nosotros. El sonidista nos echo la foca por llegar tarde. Después nos dijeron que el camarín lo estaba ocupando un tal "charro que cantaba bonito", por lo que nos tiraron al baño de hombres. y ahí estuvimos, ensayando y poniéndole música a las echadas de corta de los que entraban ahí.

Pasaba el rato y aun no tocábamos. en el escenario sonaba un grupo de sound. Estaba dejando la cagada, con todos cantando vueltos locos. Mientras tanto nosotros, y ante nuestra impotencia de no saber que mierda tocar, entramos en un lapsus de análisis instrocpectivo para deducir en que momento vinimos a caer aquí, en la cueva de los gorilas. Sacamos la conclusión de que vinimos por plata, y cobramos 100 lucas, algo no menor para una banda en formación. Lo bueno, es que mis compañeros, en una forma muy solidaria, decidieron que el 70% de la plata que sacaríamos de esta sacrificada y desubicada tocata se la donarían a mi hermanita chica, quien en ese momento necesitaba hacerse una operación (que grandes amigos). Aun así, no se me quitaba el enojo de estar en un lugar que no me gustaba, con pura gente mezcla hai mezcla pobre, pero hipnotizada. hay que decir que mientras esperaba afuera del gimnasio a que nos dejen pasar, me tape la cara, por miedo a que alguien que me conoce pase por la calle y me reconozca y me tilde de derechista(después me arrepentí, pensando en que algunos de los asistentes al evento me iba a confundir con un anarquista). En todo caso, ese día vi a muchos ex compañeros de básica y liceo con quienes nunca me lleve bien. Ahora entiendo por que tanta mala onda de parte de ellos.

La mala onda se respiraba incluso entre nosotros. Estuvimos a punto de no tocar e irnos a nuestras casas, pero lamentablemente nos calmamos y tuvimos que tocar. Menos mal se subió a cantar el mentado "charro que cantaba bonito" y me pude reír un rato. a propósito de eso, a cada rato salen compadres que dicen "cantar" mexicano, como si cantar significara copiar los floreos y los gritos de otro. y claro, les salen bonitos los floreos, se ponen trajes de charros bien apretados para que las minas griten aaaahhhh!!! y ponen cara de Mario guerrero, pero se les olvida que para cantar hay que ser afinado, como este charro que "cantaba" bonito... que estaba un tono mas arriba que la música y se le olvidaba la letra, pero que lo aplaudían porque le salía espectacular eso de sacar una pistola del cinturón y disparaba al aire. Claro que con lo gordo que estaba, después no la pudo volver a guardar. "canto" por casi una hora y la gente se comenzó a aburrir. Termino y nadie dijo "otra otra", pero volvió igual. Al final, pongámosles una hora y media, más el mamoneo político respectivo.

Nos toco por fin a nosotros y salieron algunas pifias al ver que sacaba el charango del estuche. Trague saliva. la amplificación estaba mala. Eso nos salvo, porque nos arriesgamos a que nos agarren a tomatazos y tocamos alguno temas de víctor, pero se escucharon tan mal que no se entendieron y nunca supieron que tocamos. Al final tocamos el negro José y todo el mundo bailo, e incluso nos aplaudieron y esta vez si que dijeron "otra otra", pero no los pescamos y nos bajamos altiro con instrumentos y todo. Pasamos sin pena ni gloria, y eso es un alivio. nadie de la gente de derecha que estaba allí iba a salir a la calle e iba a comentar nuestro espectáculo, y por ende, nuestra aventura de músicos izquierdistas infiltrados se podrá olvidar fácilmente. Salimos del gimnasio y nos fuimos a comer algo, porque aparte nos tuvieron todo el día y no nos dieron ni pan con ají. Cagones de mierda, con razón apoyan a Piñera.

Y esa es mi historia.

6 comentarios:

Remolino Multicolor dijo...

jajajaja la foto es maestra...obvio que son cagaos,si no fuera así, no serían tan millonarios.
A lo mejor la música sound tenía mensajes subliminales y por eso la gente estaba hipnotizada bailando, pero igual tocaron un tema de Víctor,eso es lo mejor....te felicito ^^
jajajaja no puedo parar de reirme por la foto,lo siento.

Sr. Difuso: dijo...

Waripolo, Gracias por pasar a mi blog!
waaaa! estuvo muy bueno tu relato!
la foto está genial, es muy entretenido el personaje.
Qué decir? Es un hito cantar un tema de Víctor Jara en una concentración de Fachos! NOATBLE.
UN SALUDO!

Exequiel Ortega dijo...

tocar en la campaña de un candidato de derecha sería un sueño, tocaría Death Metal, New York City Hardcore o temas como "The Man Who Sold the World" de David Bowie para puro dejar la grande

Camilo... dijo...

jaja que bueno es tu blog, siempre lo leo y esta historia la encontré muy simpatica, debe ser demasiado incómodo estar tocando en una celebracion de la derecha jaja y hacerse el gil xD.

Pura gente hipnotizada! saludos!!!

waripolo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
t on che dijo...

el negro josè calma a cualquiera.. lo que pasa es que los fachos estàn picaos porque no tienen mùsica...

saludos :)